La atención

La atención es el vehículo a través del cual conocemos, es decir, tomamos conciencia de algo. Es imposible no atender a algo, siempre atendemos, tal vez no a lo que debiéramos, pero es innegable que siempre atendemos. ¿No me crees?, intenta no atender!. Un sinónimo de atención es "estar presente", porque lo que atendemos se convierte en todo nuestro mundo. Quizás por eso, la gente se sienta tan bien cuando nos habla de sus cosas importantes y le prestamos completa atención. La atención es pues como una linterna de la consciencia que alumbra una parte del infinito campo que podemos conocer, digamos que de las infinitas probabilidades que existen de ser conocidas, en un tiempo y espacio concretos (aquí y ahora), cuando focalizamos la atención, hacemos que todas las probabilidades se concentran en una sola que cobra vida por prestarle atención, es como si toda la función de onda de probabilidades, colapsara en un único punto. Es como si nos pusiéramos un binocular para ver en detalle algo que nos interesa o como cuando tratamos de hacer una foto con una buena cámara. ¿Es por tanto la atención sinónimo de conocer?. Si, solemos decir que aquello que atendemos aquello conocemos. ¿Es sinónimo de atender el comprender? Podemos decir que para comprender algo primero hay que prestarle atención, después, por un proceso netamente reflexivo, podemos llegar a tener una comprensión, del tipo que sea, metafísica por ejemplo, de aquello que deseamos comprender. Al menos es así como generalmente comprendemos, mediante el proceso de tesis, antítesis y síntesis. ¿Está direccionada la atención por la voluntad?, en otras palabras ¿podemos decir yo atiendo?. Pareciera que sí, que la atención está controlada por la voluntad, pero ¿qué pasa si alguien nos dice, no atiendas a la luna? ¿podemos evitar no atenderla? La respuesta es no. Más aún, ¿Qué pasa con toda la fantasía que aparece en nuestra mente, tanto en vigilia como cuando por ejemplo intentamos meditar? Lo que ocurre y que cualquier meditador habrá experimentado es que es imposible controlar el proceso, la fantasía nos atrapa como un ladrón que nos roba la cartera por detrás y no nos damos cuenta hasta pasado un buen tiempo de ello. Por tanto, hay algo que controla la atención y que se escapa de nuestra voluntad. Una teoría plausible es que sean nuestros condicionamientos los que de manera involuntaria lo hagan y por tanto no seamos dueños de lo que atendemos, y en consecuencia de lo que hacemos, comprendemos, etc… porque el primer paso para hacer algo es prestarle atención y sino somos dueños de nuestros pensamientos sino que somos más reaccionarios de lo que pensamos, quizás tengan razón las teorías del marketing de ventas...

Read More

Cuentos Zen

Aquí te dejo una divertida serie de cuentos zen cortitos. De aproximadamente un minuto y medio, tienes aquí que cada cuento es una corta pero produnda reflexión. Tan grato para ver a solas como con ñinos. Son trenta y siete vídeos que hay que agradecer a las personas que los han trabajado por esta genial labor. Acceso al primer cuento titulado: "¿Qué es el Zen?:  https://goo.gl/rkjSpU Pon el reproductor de youtube en automático y siéntate a disfrutar. Abrazos...

Read More