La iluminación

  La iluminación es el último deseo en el camino espiritual, el último escollo. El maestro pregunto al Dogen (maestro Zen del siglo XIII) M:  ¿has alcanzado al iluminación? D:   Si M:  pues hasta de esto, has de olvidarte!   La iluminación es la búsqueda del discernimiento entre lo REAL y lo FANTASIOSO. Dicho discernimiento se alcanza o bien desde una serie de pasos y disciplina (Sadhana) o bien puede que de repente suceda.    En los ocho pasos del yoga, el Asthanga yoga, tenemos una muestra clara de cómo proceder, una hoja de ruta, que nos lleva mediante un cambio de hábitos (Sadhana) y a partir de una disciplina en principio, a purificar la mente, a focalizarla y a reducir la distancia o salto que tenemos desde nuestra percepción actual de las cosas, basada en los dos estados predominantes del ser humano, el pensamiento (o fantasía) y el sueño, a estados de supra conciencia pasando por distintos puntos como observación, concentración y meditación.   Podríamos afirmar que esta forma de proceder, se relaciona con un modo de percepción causa efecto, al que estamos acostumbrados donde la historia predice el próximo acontecimiento, algo así, como la física clásica o determinista. Por ejemplo, el color rojo del semáforo indica que el siguiente color será el verde y este que le sucederá el ambar.   Sin embargo, hay muchos maestros como Nisargadatta que afirmaron no haber hecho nada. Este nada, ha de situarse en contexto. Por nada entenderemos que no ha habido un “acto volitivo” un yo que se apoderara de la acción. Pero más aún, afirmaron que sus sadhanas no tenían más que recordar las palabras de sus maestros que les dijeron que simplemente tenían que creer que no eran el cuerpo y la mente sino Brahman.   Así pues, existe un modo de alcanzar la iluminación, a través de un salto cuántico, puede, que se produzca una especie de Insight continuo y que de repente, sin previo aviso, la mente llegue al Nirvikalpa Samadhi y se ancle allí sin más. Este tipo de situación, más propia de la física cuántica afirma que todo es posible al mismo tiempo y que por ejemplo, el hecho de que alguien medite (como conocemos la meditación hoy en dia, sentarse en postura cultural) no es garantía de que llegue a la iluminación pues en la NO-DUALIDAD, como en la CUÁNTICA, TODO SUCEDE AL MISMO TIEMPO, pasado, presente y futuro son uno, también todo lo ocupa todo. Así pues, lo que tenemos es una función de probabilidades infinitas, una función de onda, que en un momento dado, colapsa en una realidad, en un resultado.   En estos casos se ha dicho, que hay indivídos...

Read More