El dolor

El dolor es una experiencia con una gran horquilla de gradientes, de muchos tipos y en diferentes planos. El dolor es a priori algo malo. Pero es con el Dolor con lo que avanzamos. Decía Sesha que a pesar de haber experimentado el Nirvikalpa Samadhi, sólo el dolor le había enseñado cosas que ni siquiera el estado en que se experimenta el infinito de infinitos había sido capaz. Es por tanto un gran maestro. También decía Sesha que esto es así sino dejamos que invada el terreno que no le pertenece, que en su caso, como en el mío es el de enseñar, por ser nuestro Dharma. En mi experiencia personal y profesional, me doy cuenta que he ido de un lado a otro hasta acabar donde estoy, en el camino de la luz, debido a los tropezones y empujones que el dolor me ha producido. A veces por temas laborales, he sufrido por personas ignorantes y las circunstancias me han obligado a buscar algo mejor cuando a otros que quizás no han tenido la valentía de cambiar se han quedado estancados o quizás les ha servido de prueba para su ego. El dolor, fue de hecho el que me llevo cuando sufrí un colapso personal, diría que a nivel del sistema nervioso a buscar formas de autoayuda a través de la Psicología y el Yoga. En mi caso, no me di cuenta de los beneficios que me supuso el poder encontrar este camino y pensaba que se estaba siendo totalmente injusto. Fue el dolor también a nivel personal, que en otras facetas de mi vida me obligó a buscar caminos para tratar de mejorar y/o comprender lo que me pasaba. El dolor siempre es a causa de la ignorancia, en todos los aspectos de la vida. Un caso digamos extremo de dolor, es el miedo, el miedo a un futuro incierto, el miedo por ejemplo a no ser lo suficientemente bueno en algo. Cuando surge esta clase de dolor, normalmente nos absorbe de manera que invade todos los planos, los que le pertenecen y los que no. Diría que a medida que uno avanza en el camino de regreso a casa, el Dolor va cambiando de forma, hay etapas que se superan y otras que minimizan su impacto. Pero el Dolor no cesa jamás, no lo hace porque no estamos presentes. Ahora bien a medida que uno va siendo cada vez más sensible que es lo mismo que consciente creo que uno aprende a verse en las situaciones en las que el dolor se produce y esto minimiza el impacto de este,  se crea un cerco alrededor de este y por tanto somos más capaces de controlarlo. Quizás...

Read More