La paz

Posted by on marzo 25, 2012 in Meditación Vedanta | 0 comments

La paz es un estado mental, interno, que surge verdaderamente cuando no hay deseo. Como dijo Buda, “todos los problemas del hombre surgen del deseo”.
 
Quizás, dentro de estos deseos,  uno de los más poderosos sea el sexual. Como también dijo Buda, “si hubiese habido algún obstáculo mayor que el deseo sexual, no me hubiese iluminado”. Otro muy poderoso puede que sea el reconocimiento social, el prestigio. En nuestra sociedad, donde todo el mundo tiene cubiertas las necesidades fisiológicas más básicas, quizás este cobra mayor importancia que en otros sitios, donde empezando por el principio en la pirámide de Maslow, si estas necesidades no están cubiertas, quizás el deseo primordial será enriquecerse, acumular.
 
Por tanto, los deseos vendrán dados por la sociedad (no somos tan libres de elegir como nos creemos) y serán más materiales o más intangibles, pero son deseos y mientras no se cumplan no habrá paz y cuando se cumplan tampoco porque iremos a por el siguiente.
 
Acabas un Deseo, empieza otro.
            Si no acabas el Deseo, aparece de nuevo.
 
        Recordando lo dicho en la clase sobre “El Círculo del Deseo”:
 
           Lo que hago es debido a las emociones.
 
             Sentidos→ Apego (Repulsión/Atracción)→Deseo (Si/No, en cualquier caso NO               PAZ) → Emoción →Movimiento
 
 Así pues todo es debido al apego, que a su vez proviene de los sentidos, de ahí que el yogui practique la abstracción de los sentidos como parte del camino, y a su vez, consecuencia de los deseos surge en el estado de Violencia (No Paz, que puede tomar muchas formas y ser dirigida hacia a fuera, o hacia adentro).IMG_4412
 
“Por tanto, si surge un deseo, ya no puedes hacer nada, o lo cumples o lo reprimes.”
Siguiendo el esquema anterior, el deseo crea la emoción y esta nos lleva a la acción, por tanto todo lo que hacemos en la vida es creado por el deseo, de ahí la poderosa técnica AIDA (Atención, Interés, Deseo y Acción) tan utilizada en publicidad para jugar con nuestros deseos.
 
Así pues en nuestro día a día, estamos en una empanada mental, debida a los impulsos que surgen de los deseos que la paz es imposible.
 
Así  pues, de la NO PAZ se genera violencia por el MIEDO:
 
El MIEDO→ Aturdimiento (no comunicación) → Pérdida de Memoria (te sientes pequeño en lugar de recordar lo bueno que eres). Esto nos lleva a la mente oscura, limitadora (TAMAS). No vemos la REALIDAD.
 
Los instintos básicos, requieren de los sentidos para captar la atención, despertar el interés generar el deseo y actuar. Creando así un círculo vicioso del que poca gente consigue salir.
 
Es interesante destacar, que a medida que avanzamos en la vida, “queda menos delante y más detrás”. Es el momento de substituir los sentidos por los “recuerdos” y pensar y comentar que cualquier otra época fue mejor. Así, llegamos a la vejez habiéndonos pasado la vida en una turbulencia que no nos ha dejado vivir y disfrutar.
 
Romper esto, es la ILUMINACIÓN.
 
Como último obstáculo para la paz quizás sería conveniente hablar del deseo de la realización, de iluminarse. El último de los obstáculos. Como decía Osho “ el nirvana es también un obstáculo, el último” se refería a que por muy noble que sea, es al fin y al cabo también un deseo, y es que la mente, tiene la capacidad de colarse y engañarnos por todas partes.
 
El yoga ofrece toda una serie de recursos, probados desde hace miles de años que nos ayudan a encontrar la PAZ si perseveramos lo suficiente.

Leave a Comment